En el ámbito de la comunidad, las recomendaciones y la prudencia nos dicta a considerar a cualquier víctima en situación de RCP como si fuera una víctima con posible infección por COVID-19 y, por tanto, transmisor de la enfermedad para el reanimador que lo atienda. Por ello, resulta razonable adaptar la secuencia de atención a la RCP en la comunidad, con el objetivo de garantizar al máximo la seguridad del reanimador y reducir al mínimo el riesgo de trasmisión vírica.

Estas recomendaciones llegan desde el Comité de Enlace Internacional sobre Reanimación (ILCOR) y el Plan Nacional de RCP.

1.

Antes de iniciar las maniobras de RCP básica, como siempre, compruebe que la zona es segura. La primera medida a tomar es la seguridad del reanimador que va a asistir a la víctima en riesgo.

2.

Si percibe riesgo de infección, el reanimador puede colocar un paño/toalla o,  idealmente, una mascarilla si se dispone de ella, sobre la boca y nariz de la víctima. Si se tiene acceso a equipos de protección individual, debe ponérselos antes de iniciar las maniobras de RCP.

3.

Valore a una víctima en riesgo de presentar una RCP buscando la ausencia de signos de vida y de respiración normal. Para determinar la ausencia de respiración normal, no abra la vía aérea mediante la maniobra frente-mentón ni utilice el abordaje “ver, oír, sentir” para comprobar si respira.

  • Si la víctima está inconsciente y no respira normalmente, asume que está en una situación de RCP.
  • En caso de que la víctima esté inconsciente pero presente una respiración normal perfectamente objetivable, colóquelo en posición lateral de seguridad.

4.

Tras reconocer la RCP, comunique la situación y solicite ayuda a los servicios de  emergencia llamando al 112. Si conocemos o sospechamos que la víctima pueda estar afectada por infección SARS-CoV-2, comuníquelo al solicitar ayuda.

5.

Si tiene dudas de si está ante una víctima en situación de RCP, inicie las maniobras de RCP con solo compresiones torácicas hasta que llegue la ayuda solicitada.

6.

Inicie maniobras de RCP con solo compresiones torácicas ininterrumpidas siguiendo los criterios de alta calidad: profundidad 5-6cm, frecuencia 100-120/min. No intercale respiraciones de rescate (respiraciones boca a boca) con las compresiones.

7.

Después de RCP con solo compresiones torácicas, todos los intervinientes deben realizar una adecuada higiene de manos, con agua y jabón o solución hidroalcohólica, para minimizar el riesgo de transmisión por el contacto con los fómites de la víctima. Además, se aconseja lavar la ropa utilizada durante las maniobras de RCP.

Para más información puede consultar el blog de Cardio en el siguiente enlace:

https://www.gcardio.es/2020/07/03/reanimacion-cardiopulmonar-en-tiempos-de-pandemia-por-coronavirus/